Un día en la vida

Vas a una hora fija, tomas café y pasas el día entre pensamientos sin sentido, mientras, en tu más profundo ser tu libertad se eleva hacia la Luna. Frío o cálido, no tienes elección no existe el punto medio, tu sensación muere entre pausas baldías. La jornada termina entre aplausos imaginarios… corre o el tiempo te ganará la partida, entretanto, el mundo se mueve entre notas prostituidas al mejor postor. Los días son lo mismo pero tu no eres el mismo, duermes, despiertas y la Luna se oculta junto al Sol que te espera día tras día.

Autor

¿Quién es quién? Y ¿Qué es qué?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.